lunes, 4 de junio de 2012


Las particulares interpretaciones de la Audiencia en el ‘caso Fabra’

EL PAÍS. MARÍA FABRA Valencia 1
El tribunal tiene versiones distintas de los hechos que demorarán la resolución

Dívar, despilfarro y poder

Ni el presidente del Tribunal Supremo ni los 20 vocales del Consejo están obligados a rendir cuentas de sus gastos


CORRUPCIÓN Y DERROCHE

Cooperación pidió otras facturas a Cyes para ‘lavar’ la compra de pisos

Una imputada revela el interés de la consejería en justificar las subvenciones en el escándalo de las ayudas a ONGs

La F-1 ocasionó en 2011 a Valencia un gasto de 271.000 euros

Compromís acusa a la alcaldesa de mentir cuando asegura que la Fórmula 1 no le cuesta nada



RESISTENCIAS

"Los culpables son los que se van con indemnizaciones millonarias"

PÚBLICO
Colectivos de empleados del sector bancario denuncian los conflictos que se viven en muchas sucursales por la crisis financiera.

"Tengo más miedo a mi próstata que a la policía"

LEVANTE-EMV
Los 'iaioflautas' preparan más acciones reivindicativas tras irrumpir en la sede de Bancaja








LA INFAMIA INSTITUCIONALIZADA 



La corrupción y las estafas a la ciudadanía de políticos y banqueros son protegidas y disculpadas por las instituciones de justicia, que castigan a aquellos que ejercen su derecho legitimo a protestar de manera pacífica contra el saqueo de lo público y los recortes en nuestros derechos fundamentales. 

Estamos ante una forma de gobierno despótico al servicio de la defensa de los privilegios de la élite política, jurídica y empresarial que restringe, día a día, nuestros derechos constitucionales:sociales, políticos y civiles. Este Estado no está puesto al servicio de la defensa de nuestros derechos y nuestro bienestar, sino que se ha convertido en un instrumento al servicio de intereses muy particulares, comprometiendo seriamente las condiciones de vida de la inmensa mayoría. 

Ante tanta infamia y arbitrariedad solo queda la desobediencia civil. Esta deriva hacia la tiranía solo puede ser parada mediante la rebelión ciudadana. 


¿Por qué tenemos que pagar impuestos cuando quienes defraudan a hacienda no son procesados, sino amnistiados, cuando la apropiación del dinero público o su uso para fines particulares es tolerado si se es político o juez? 

¿ Por qué seguir haciendo la declaración de hacienda, cuando quién más tiene menos paga, cuando se recorta la financiación de nuestros servicios sociales, mientras se realizan rescates millonarios para salvar el capital especulativo y ficticio de los bancos, que siguen repartiendo dividendos e indemnizaciones millonarios entre sus altos ejecutivos, sin que nadie les obligue a asumir responsabilidades por su mala y fraudulenta gestión?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada