viernes, 20 de diciembre de 2013

Financiación ilegal, sobresueldos, mordidas (percepción de sobornos), falsificación y eliminación de pruebas, utilización de la fiscalía y presiones sobre los jueces para evitar o retrasar los procesos en los que, sus militantes o la élite de poder y dinero, están imputados por corrupción, no asunción de responsabilidades políticas, falta de transparencia, mentiras descaradas, manipulación informativa y fraude electoral.

Recortes salvajes en derechos laborales, sociales, jurídicos y civiles, desoyendo el clamor de los ciudadanos, mientras se cambia la legislación para convertir en delito las protestas y en delincuentes a aquellos indignados que las promueven, para poder aumentar la represión y extender el miedo en la sociedad.

Gobiernan España los mismos que han gobernado la Comunidad Valenciana durante 17 años, conduciéndonos a la ruina económica y a la degradación de nuestras instituciones, podridas por la corrupción, pues las relaciones caciquiles y mafiosas han sido implantadas por unos “espabilados” sin escrúpulos. 

Hay motivos de sobra para exigir la dimisión de este gobierno y la convocatoria de nuevas elecciones, para la desobediencia civil y la protesta continuada. 



El juez sostiene que el PP tiene una contabilidad oficial ficticia

PÚBLICA
La comisión judicial que registró la sede del partido durante más de 14 horas tenía orden de incautarse de todos los documentos que pudieran estar relacionados con su caja B.

La Policía culmina el registro a la sede tras catorce horas




Ruz amplía el registro en la sede del PP
EL PAÍS
Rajoy: "Estamos tranquilos; todos debemos respetar las decisiones de la Justicia y colaborar con ella"

El juez halla 12 elementos de relevancia penal vinculados al caso. Un secretario judicial y los agentes han recabado información durante 14 horas en la tesorería de los populares


ERNESTO EKAIZER | ANALÍTICARuz dice basta, hasta aquí hemos llegado


El juez se plantea imputar al jefe de seguridad del PP


ESPECIAL El 'caso Bárcenas'


DESCARGABLE Auto del juez Ruz



Ruz dice que el PP dio 'cobertura a una facturación oficial ficticia'
EL MUNDO

El juez de la Audiencia Nacional sostiene que los 'populares' y la empresa que reformó la sede central del partido "generaron" documentos para certificar y facturar esas obras y apunta a que se abonaron "con fondos ajenos que pudieren guardar correspondencia con las anotaciones contables reflejadas de los denominados papeles de Bárcenas".

14 horas de registro en la sede de Génova en busca de facturas

Lea el auto del juez de la Audiencia Nacional

Ruz al arquitecto que reformó la sede del PP: 'Yo tengo otra tesis'

Toda la información del 'caso Bárcenas'


El juez Silva rechaza que los correos de Blesa se amparen en la intimidad
ANDRÉS MUÑIZ
Argumenta que los mails son "propiedad" de Caja Madrid, que los entregó voluntariamente al Juzgado. Se basa en doctrina del Constitucional.

El juez Silva cree que los correos de Blesa son "evidencias criminales"

Aznar dice que se confunde su amor al arte con presiones a Caja Madrid

Rubalcaba afirma que Caja Madrid fue "una caja llena de basuras de los del PP"



España, cuarto país de la UE que más ayudas a la banca ha dado
EL MUNDO
La inyección de 60.000 millones a las entidades financieras sólo fue superada por la de Reino Unido, Alemania e Irlanda.


Los jueces piden guardaespaldas para investigar la corrupción

El decano de Valencia apoya que se adopten medidas de protección para garantizar la seguridad los jueces y así investigar si riesgos los casos de corrupción.


PUTREFACCIÓN VALENCIANA



El País Valenciano ha sido saqueado hasta la saciedad por una banda de honorables sin par: 

Paco Camps," El curita " al que le gustaba vestir bien elegante y rodearse de amistades peligrosas, que pagaba con el dinero de todos y de las futuras generaciones de valencianos el sueño de que la CV era lo mejor del mundo.

Rita Barbaridad, con sus bolsos regalados de Louis Vuitton, no se detiene ante ningún exceso, ni gasto por disparatado que sea, demoliendo a su paso lo que le viene en gana.

El cacique Carlos Fabra, un hombre con suerte, al que le toca repetidamente la lotería de Navidad y al que le hemos reportado grandes beneficios financiando la construcción y mantenimiento de un aeropuerto sin aviones, presidido por su estatua.

El devoto Juan Cotino, de misa diaria, que favorecía que la empresa de su sobrino, Sedesa, se hiciera con las ayudas a la discapacidad y la dependencia, o que intentaba sobornar a las víctimas del metro, prometiéndoles trabajo, para que se estuvieran calladitas.

El camaleónico Rafael Blasco, un sospechoso habitual desde que fue expulsado del PSOE al finales de los ochenta, que ya en el PP fue coautor de la ley del suelo valenciana, que ha permitido tanta especulación y corrupción, y que al final ha sido imputado por favorecer que las ayudas para la Cooperación acabarán en inversiones inmobiliarias para sus testaferros.

El clan de Alicante donde Joaquín Ripoll, Luis Díaz Alperí ,Sonia Castedo y una gran parte de las alcaldías de la provincia han estado al servicio de defender los intereses de un elegido grupo de empresarios sin escrúpulos, a cambio de participar en el botín.

Los innumerables enchufados que deben su salario al PPCV o que fueron nombrados para dirigir las empresas públicas: Emarsa, Ciegsa, la Ciudad de la luz, Canal 9, etc., que se pegaban la gran vida mientras se forraban a manos llenas, creando una deuda pública astronómica.

Y, por último, El Liquidador, Alberto Fabra, que llegó a ser delfín del gran Fabra y que ha sido nombrado por Mariano Rajoy para tapar todas las vergüenzas y borrar las huellas, para barrer toda la suciedad escondiéndola debajo de las alfombras. Su tarea consiste en generar la apariencia de que las cosas han cambiado en el PP, de conseguir hacer creíble que las formas son otras para que todo siga igual en la trastienda. Se trata de salvar los muebles, pese a que estén carcomidos por tanta corrupción, aunque esto signifique desmantelar tanto las tapaderas fraudulentas del saqueo, como los servicios sociales, ya muy debilitados, o incluso la propia autonomía, que de facto lleva ya dos años intervenida por el Estado, que ha evitado su quiebra, por no poder asumir la enorme deuda contraída.


El iceberg PP
DIARIO INFORMACIÓN. JUAN R. GIL
El PP es una montaña de hielo sin control, que arrasa con lo que choca y cuya parte que se ve es mucho menor que la sumergida. El último escándalo es la petición de indulto para el condenado Hernández Mateo

La deuda se duplicó y los ingresos cayeron hasta un 10% en 2012

EL MUNDO. H. SANJUANValencia
La Sindicatura de Cuentas constata en su informe anual la desaparición de las facturas en los cajones y destaca también el intento de la Administración por controlar el gasto.

Diputados se saltaron normas para ocultar sus rentas

DIARIO IFORMACIÓN. J. G. G.
Cotino deja en manos de los parlamentarios la corrección de datos erróneos o incompletos
La declaración de la renta de los diputados se salda con un caos y sin datos fiables

Los parlamentarios del PP se reparten sobresueldos de 2.880 a 27.157 euros netos


Fabra contra Fabra
El expresidente de la Diputación de Castellón deja en el aire si volverá a apoyar a los populares en próximas citas electorales «Me parece muy mal que diga que no va a votar al PP», le replica el titular de la Generalitat


Carlos Fabra dice ahora que no sabe a qué partido votará
EL PAÍS. LORENA ORTEGA Castellón
El expresidente del PP de Castellón ningunea a su sucesor Javier Moliner y dice no conocerle aunque le nombró él mismo
Cuatro años de cárcel para Fabra por defraudar a Hacienda


Una dimisión que cuesta casi 100.000 euros

LORENA ORTEGA Castellón
La Cámara de Comercio de Castellón explica que esta cantidad es el “finiquito” por una jubilación pactada

Carlos Fabra cede a la presión y abandona la Cámara


Se le escapó por un pelo

JULIO MÁÑEZ Valencia
Pobre Carlos Fabra. De haber sostenido un par de meses más su juego al escondite con los jueces, a estas horas tendría la ocasión de hacerse con el negocio de su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada